HISTORIA DEL COLEGIO DE MEDICOS DE LA PROVINCIA DE ZARAGOZA 1455-1961 – 5€

z34José Blasco Ijazo.

Págs. 53

Dícese que el romanticismo término a mediados de la pasada centuria. Yo creo que, en España al menos, vivió hasta los albores del siglo XX. En mis años mozos, aun influían sobre la vida social ciertas corrientes sentimentales que parecían haber interrumpido para siempre su curso fecundo. Corazón, sensibilidad, fantasía…; he ahí las normas que siguieron los jóvenes para fabricar mejor o peor, un poco de ideal. Corazón que, como símbolo, llevaba camino de desaparecer de la faz de la tierra; sentimiento, que hoy se va teniendo como algo peligroso y enfermizo.

Aunque después se ha reprobado hasta la execración aquel movimiento del que participaron los entusiasmos de la juventud, alentados por el amor a nuestras glorias históricas, nunca me arrepentiré de mi conducta de entonces, de mi “patriotería” que hoy viene a la memoria con un cierto sabor tradicional. Aquello de cerrar con siete llaves el sepulcro del Cid – bien que lo propusiera un hombre eminentísimo cuya vida y cuyas obras admire y respete como el primero- me pareció una equivocación. Yo, por el contrario, hubiera abierto de par en par ese y otros sepulcros famosos, que guardan los restos de nuestros héroes; a ver si Dios quería que volviesen de nuevo a la vida para constante ejemplo en el futuro.

Ferviente enamorado de todos los valores de España, y concretamente- para completar una emotiva expansión- de nuestra tierra aragonesa, vengo andando en largo peregrinar, recogiendo sus puras esencias a fin de airear toda la variada gama de sus glorias.

Libros que quizás puedan interesarle...