LA EVOLUCIÓN TEMPRANA DEL NIÑO Y SUS PATOLOGÍAS DESDE UN ENFOQUE PSICOANALÍTICO. UNA INICIACIÓN PARA PERSONAS QUE VIVEN Y TRABAJAN CON NIÑOS.

1850152

La evolución temprana del niño y sus patologías desde un enfoque psicoanalítico.
Una iniciación para personas que viven y trabajan con niños.
Eckart Leiser
ISBN 978-84-96219-69-4, 2008, 100 págs.
Colección TEXTOS DE PSICOANÁLISIS APLICADO nº 6
10 €

Para empezar, desde el punto de vista del psicoanálisis es difícil dar consejos concretos en materia de crianza y educación de un niño, y aún más en plan recetario. Como dijo Freud en su día, el mejor consejo que el psicoanálisis puede dar al educador profesional, al maestro o al profesor es hacer un análisis propio. Y respecto a las madres, el mejor consejo que se les puede dar es que olviden el afán de hacerse “madres perfectas” y que confíen en sus recursos intuitivos y espontáneos para hacer bien las cosas. Y que los “profesionales” les dejen en paz en la medida de lo posible.

De lo que sí sabe hablar el psicoanálisis con fundamento es de la evolución temprana del niño, inseparablemente vinculada a la función de la madre y del padre y muy condicionada por el ambiente familiar en general (incluso más allá de las generaciones vivas: existe el término del “mito familiar”). Voy a limitarme a señalar algunos puntos preliminares:

– La madre tiene un modelo ya elaborado de su futuro hijo, diseñado consciente e inconscientemente antes de su nacimiento o incluso antes de concebirlo. Y desde el primer momento de su vida el bebé se encuentra instalado en este modelo que le moldea. En un principio ni siquiera vive en un cuerpo propio que es otra cosa que el cuerpo biológico con que viene al mundo: tiene que construirse un cuerpo “habitable” con el que más adelante debe encaminarse para buscar “su lugar” en el mundo. A veces este proyecto falla y en lugar de un cuerpo encontramos la “cáscara vacía” del niño autista o el cuerpo “agujereado” de los niños psicosomáticos. En todo caso, a diferencia de lo que sostienen algunos educadores y pedagogos, el bebé está muy lejos de ser una tabula rasa, un recipiente vacío que luego se puede llenar con contenidos cognitivos, emocionales o conductuales.

– El destino del niño está condicionado en gran medida por los deseos de los padres y de la familia, y no todos los deseos son buenos. Hay deseos que hipotecan la evolución de un niño: por ejemplo querer tener una copia de mí mismo (para inmortalizarme), salvar una relación de pareja estropeada, tener una muñeca / un juguete, depositar en el niño los propios sueños frustrados de los padres (ejemplo: los famosos niños superdotados). Los buenos deseos comienzan al recibir al bebé como persona por derecho propio, como un ser diferente, del que sí puedo tener una imagen idealizada y para el que siempre tendré preparado un modelo, pero como una oferta y no como una imposición.

– El mejor capital para su vida que un niño puede encontrar en el lugar donde nace son las ilusiones y las ganas de vivir de sus padres, material fundamental para generar sus propios deseos, construir su propio proyecto de futuro, que incluye un cuerpo con el que puede disfrutar de la vida y encontrar su propio camino. Sin confianza en la vida y sin una visión del futuro la crianza de un niño está abocada a un destino doloroso.

En muchos casos los trastornos emocionales, sociales, escolares, conductuales, psicosomáticos, etc. de los niños que los psicoterapeutas recibimos son una respuesta contundente y lógica a la situación en sus familias: padres “quemados” y sin ilusiones que han enterrado su último sueño hace tiempo ya, en fin, un ambiente asfixiante y desértico. Hace poco trabajé con una niña que vino entre otras cosas por graves problemas escolares. A medida que logré “reanimar” la vida de sus padres y su compromiso afectivo con su hija, los problemas escolares literalmente se esfumaron: la niña con fama de tonta y bruta se reveló como una persona sociable y extraordinariamente inteligente. Entendido así, el psicoanálisis no es para “disecar” la vida psíquica de la gente, sino para facilitar que la gente eche a andar sus vidas estancadas.

Esta aproximación a la infancia temprana desde el psicoanálisis no se dirige en primer lugar a psicoanalistas, sino a personas que quieren entender mejor qué pasa en esta fase clave de la vida de un niño.
Índice

Introducción

Primer Módulo: Visiones contrarias de la evolución temprana del niño y algunos elementos clave de la visión psicoanalítica

Segundo Módulo: De la síntesis originaria con la madre a la separación y sus patologías

Tercer Módulo: Cómo el bebé se construye un cuerpo propio para vivir – 1. ª parte

Cuarto Módulo: Cómo el bebé se construye un cuerpo propio para vivir – 2. ª parte

Quinto Módulo: Los trastornos autistas enfocados desde el psicoanálisis

Sexto Módulo: El pictograma: un conceptopara entender mejor la evolución temprana del niño y sus patologías

Bibliografía

ECKART LEISER es catedrático libre de la Universidad Libre de Berlín. Habiéndose especializado tanto en psicología como en matemáticas, trabaja y publica sobre un espectro temático amplio que va desde la psiquiatría clínica (tesis doctoral), pasando por la filosofía, hasta los aspectos epistemológicos de las ciencias humanas y las matemáticas. Fue profesor invitado de la UNAM (México), de la Universidad Complutense (Madrid) y de Innsbruck (Austria). Hace tiempo que el psicoanálisis y la antropología estructural se hicieron tópicos centrales de su investigación.

Libros que quizás puedan interesarle...