POEMA DEL MIO CID. (NUEVO) 650€

Edición facsimilar del Poema de Mío Cid que edito el Ayuntamiento de Burgos con motivo de la conmemoración del 1.100 aniversario de la fundación de la ciudad. El Ayuntamiento quiso iniciar con este homenaje a la figura del burgalés más ilustre una serie de actos que se irán desarrollando a lo largo del presente año y parte de 1984, fecha en la que se cumple el 1.100 aniversario de la fundación de Burgos por el conde Diego Porcelos.

La presente edición del poema, considerada por el Ayuntamiento como una auténtica joya bibliográfica, consta de dos volúmenes cuidadosamente impresos y encuadernados que han sido diseñados por la casa Fournier. El primer tomo corresponde a la reproducción gráfica del códice original, un tanto maltratado, como puede verse en la reproducción, por la aplicación de reactivos a que se han visto sometidas algunas de sus páginas a lo largo de las investigaciones de que han sido objeto. No obstante, en conjunto, el manuscrito se puede leer bien y permite ser estudiado sin necesidad de grandes conocimientos de paleografía.El segundo tomo presenta la transcripción del poema, su análisis y diversos estudios paleográficos, históricos y bibliográficos sobre el poema y la figura del Cid. El libro está prologado por José María Alfaro, quien hace una semblanza del héroe castellano y su significado histórico, y a continuación, seis expertos ofrecen un análisis del poema. Hipólito Escolar, director de la Biblioteca Nacional, se encarga de la introducción del tema, explicando los avatares del poema hasta su llegada a la biblioteca y estableciendo unos principios generales que son ampliados más adelante por el resto del equipo. El libro viene ilustrado por grabados del pintor burgalés Marceliano Santa María y se cierra con una guía bibliográfica compuesta de 579 fichas de trabajos realizados sobre el poema.

Vicisitudes del manuscrito

El original del poema es propiedad, desde 1960, de la Biblioteca Nacional, en virtud de una donación de la Fundación March. No obstante, muchos burgaleses consideran que la obra pertenece por derecho a la ciudad y debiera ser aquí donde fuese custodiada. El poema procede del concejo de Vivar, pueblo próximo a Burgos, donde nació el Cid, y allí se encontraba, según pruebas documentales, a finales del siglo XVI. Dos siglos después, el historiador y secretario de Estado Eugenio Llaguno lo reclamó al convento de Santa Clara, del mismo pueblo, adonde había ido a parar, no se sabe cuándo. Llaguno quería complacer al bibliotecario de la Biblioteca Real, hoy Nacional, Tomás Antonio Sánchez, que tenía el propósito de imprimirlo.Según Hipólito Escolar, Eugenio Llaguno debió de quedarse con el manuscrito y sus herederos lo vendieron o cedieron al historiador Pascual Gayangos, del que pasó a Pedro José Pidal. El último poseedor privado del poema fue Roque Pidal, el cual se lo ofreció en venta a la Biblioteca Nacional, que al no tener crédito suficiente hubo de recurrir a la Fundación March, que fue quien lo compró y cedió a la biblioteca.

En la actualidad, el manuscrito se conserva en un relativo buen estado, aunque algunas hojas se encuentran muy deterioradas debido a los reactivos y ácidos que se le han ido aplicando para conseguir leer algunos de sus pasajes. Estos métodos fueron utilizados por diversos estudiosos del códice, entre ellos Ramón Menéndez Pidal.

Pese a la cantidad de estudios que se han realizado sobre el manuscrito, todavía no se ha podido establecer la fecha exacta de su realización ni su autor, pero cabe deducir que el poema se escribió a principios del siglo XII, aunque la copia que ha llegado a nosotros es del siglo XIV.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 20 de febrero de 1983

También te podría gustar...

EN AGOSTO CERRAMOS POR VACACIONES

Volvemos en Septiembre